El glaucoma ¿Qué es y por qué se produce?

glaucomaEl glaucoma engloba un grupo de enfermedades que provocan un daño progresivo del nervio óptico. Con la edad su incidencia crece y el campo visual va disminuyendo. Si no se trata a tiempo, se puede perder la visión por completo. El riesgo de caídas de los pacientes es cuatro veces mayor al de una persona con visión saludable.

Para que la visión sea buena, es necesario que el nervio óptico (que une el ojo al cerebro) esté sano. El glaucoma provoca una creciente pérdida de fibras nerviosas, formando un hueco en el interior de este nervio. De no tratarse la enfermedad, en cuanto se queda sin fibras nerviosas, el paciente pierde completamente la visión.

Generalmente, este proceso ocurre porque el paciente tiene dificultades para que el humor acuoso (líquido transparente que baña las estructuras oculares y mantiene sus propiedades ópticas) salga del espacio que lo contiene. Como consecuencia, se produce un aumento de la presión intraocular y un daño en el nervio óptico.

Sin embargo, también existe un tipo de glaucoma en el que el daño del nervio óptico se produce con presiones oculares “normales”. También puede estar asociado a otros factores, como una presión arterial baja y otras enfermedades vasculares.

Glaucoma ¿Cómo se manifiesta?

La mitad de los pacientes con glaucoma no sabe que lo tiene porque generalmente no produce síntomas evidentes, como dolor o pérdida brusca de visión. Solo en el caso de un ataque agudo de glaucoma podemos notar que el ojo se enrojece y produce dolor intenso, que puede ir acompañado de náuseas, vómitos y visión borrosa.

En la mayoría de los casos, el enfermo no es consciente de que lo padece hasta que ha perdido gran parte del campo visual.

Prevención y tratamiento

A partir de una determinada edad (40 años), es importante someterse a una revisión completa de los ojos cada uno o dos años. Si reducimos la presión del ojo en las primeras etapas del glaucoma, podemos detener el progreso de la enfermedad y ayudar a proteger la visión.

Las personas que tienen mayor riesgo de padecer la enfermedad son las siguientes:

  • Mayores de 60 años
  • Con familiares directos que lo han padecido
  • De raza negra o asiática
  • Con alta miopía
  • Con otras enfermedades oculares

El tratamiento del glaucoma tiene el objetivo de conservar la visión. La detección precoz es fundamental. El único factor de riesgo conocido y contra el que se puede luchar es la presión intraocular alta. Podemos bajarla mediante fármacos (básicamente colirios), tratamientos con láser (trabeculoplastia) o cirugía (trabeculectomía, esclerectomía profunda no perforante o válvulas). Sin embargo, la visión que se pierde debido al glaucoma no puede recuperarse.

razones por las que visitar a un oftalmólogo

Razones por las que visitar a un oftalmólogo

Revisiones rutinarias, visión borrosa u ojos seco

La salud en general del cuerpo humano es, posiblemente, lo más importante para cada persona, o debería serlo. Pero dentro de esta salud existen muchas enfermedades o patologías que se pueden manifestar y obligarnos a ir a un especialista para ver qué está sucediendo en nuestro cuerpo. La salud visual es también muy importante, sobre todo cuando falla. Por eso la prevención y un diagnóstico temprano de cualquier problema visual (como las cataratas, el glaucoma o el ojo vago, entre otras) son clave para poder atajarlo a tiempo.  Existen muchas razones por las que visitar a un oftalmólogo, así que coge papel y lápiz, o tu tableta o Smartphone, y apunta si te identificas con alguna de estas situaciones: Leer más