cirugía refractiva láser

Cirugía refractiva láser

Técnicas y tratamientos

¿Qué es?

La cirugía refractiva láser es un método para corregir o mejorar su campo de visión. Los procedimientos de cirugía refractiva basados en el láser ofrecen la posibilidad de alterar el grosor y/o curvatura de la córnea y, con ello, su valor dióptrico. De este modo, permiten la corrección de defectos refractivos: miopía, hipermetropía y astigmatismo. Estos procedimientos son los denominados PRK, LASIK, LASEK o EPILASIK.

Una de las técnicas más novedosas es Relex SMILE (Small Incision Lenticule Extraction), que se sirve del láser de femtosegundo para modificar la graduación corneal a través de una microincisión de tan solo 2mm, sin necesidad de abrir la superficie de la córnea.

Realmente existen varios procedimientos quirúrgicos para ajustar la capacidad de enfoque del ojo moldeando la córnea (la cúpula transparente y redonda en la parte frontal del ojo). Otros procedimientos médicos incluyen la implantación de un lente dentro del ojo. El tipo de cirugía refractiva más comúnmente realizado es el procedimiento LASIK.

¿Para qué se utiliza?

La cirugía refractiva láser se utiliza para corregir los defectos refractivos del ojo. En condiciones normales, la imagen penetra en el ojo a través de la córnea y del cristalino hasta proyectarse en la retina mediante un proceso conocido como refracción. Desde la retina, la imagen se transmite al cerebro a través del nervio óptico.

Sin embargo, cuando el ojo tiene un defecto de la refracción (miopía, hipermetropía y/o astigmatismo), la imagen se proyecta de forma anómala. Esto implica una percepción alterada de la imagen y, por lo tanto, una visión borrosa, lo que provoca que no se vea bien.

Cuándo se aplica

La cirugía refractiva láser se aplica como tratamiento efectivo en algunas situaciones en las que es recomendable utilizarla:

  • Reducir la dependencia de las gafas
  • No tener enfermedades asociadas a la visión
  • Tener un error refractivo potencialmente ligado a la cirugía refractiva láser
  • Comprender que incluso con la cirugía refractiva en algunos casos se podría tener que utilizar lentes de contacto
  • Ser conscientes de que aunque pequeños, existen riesgos, sobre todo para algunos grupos de pacientes como mujeres embarazadas o con lactancia, diabéticos, miopía inestable, glaucoma o algunas enfermedades autoinmunes.

Cuándo no está recomendada

No todo paciente está en condiciones de que se le haga una cirugía refractiva. Estos son algunos grupos de pacientes en los que la cirugía refractiva, a priori, no está recomendada:

  • Embarazo, lactancia, uso de hormonas.
  • Pacientes diabéticos.
  • Enfermedades autoinmunes (lupus eritematoso sistémico, artritis reumatoide, etc)
  • Pacientes autoinmunes o con terapia de medicamentos que alteran la cicatrización.
  • Infecciones sistémicas (HIV).
  • Trastornos psiquiátricos, epilépticos.
  • Miopia progresiva o inestable mayor a 0,5 en un año.
  • Monocularidad (ojo único).
  • Patologías corneales previas (ej: queratitis por herpes simple, zóster, queratocono, cicatrices, pannus, pterigion, etc).
  • Glaucoma.
  • Catarata (sobre todo en mayores de 50 años).
  • Patologías retínales (desprendimientos de retina, vitrectomía, degenaración macular, retinitis pigmentosa).
  • Pacientes hipertensos deberán estar compensados de su enfermedad.

Técnicas cirugía refractiva láser

LASIK

LASIK (del inglés Laser-Assisted in Situ Keratomileusis) es un procedimiento ambulatorio de cirugía refractiva utilizado para tratar la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo. La cirugía utiliza un láser para moldear la córnea (la cúpula transparente y redonda en la parte frontal del ojo), para mejorar la forma en que el ojo enfoca los rayos de luz hacia la retina en la parte posterior del ojo.

Durante el procedimiento LASIK, el oftalmólogo crea una tapa delgada en la córnea con un bisturí o un rayo láser. El cirujano dobla la tapa hacia atrás y elimina con precisión una cantidad específica del tejido corneal bajo ésta, usando un láser excimer. La tapa se pone de nuevo en su posición y sana por sí misma.

En personas con miopía, el LASIK se utiliza para aplanar una córnea demasiado empinada. En personas con hipermetropía, el LASIK se utiliza para lograr una córnea más empinada. El LASIK puede corregir el astigmatismo moldeando una córnea de forma irregular, haciéndola más suave y normal.

LASEK

La cirugía láser ocular LASEK (Laser Assisted Subepithelial Keratomileus)  es una variación del LASIK que implica la creación de un delgado colgajo epitelial con una solución alcohólica, en lugar del colgajo corneal más grueso que se crea con un microqueratoma durante el procedimiento LASIK de corrección de la visión. Este procedimiento evita algunas de las complicaciones relacionadas con el colgajo. Después de la creación del colgajo, el cirujano especialista en láser realiza la ablación del tejido corneal subyacente de forma muy similar al LASIK. Seguidamente, el colgajo se vuelve a colocar en su lugar y se aplana.

No todos los pacientes son buenos candidatos para la cirugía con LASEK. Se recomienda para las personas que tienen una miopía menor de 8 dioptrías, Hipermetropia menor de 4 dioprias y astigmatismo de hasta 6 dioptrias.

PRK

Entre los procedimientos para corregir la córnea, uno de los más utilizados es el PRK que son las siglas en inglés de Queratotomía Foto Refractiva; es decir, el modelado de la córnea con láser. No requiere un corte en la córnea para generar el “flap” o colgajo que permite aplicar el láser debajo de la membrana de la córnea.

Con PRK se modela directamente la superficie misma, quitando cantidades microscópicas de tejido hasta conseguir el espesor y la curvatura deseados. Una vez modelada, la córnea vuelve a ser ese lente natural que permitirá que las imágenes se proyecten directamente en la retina sin necesidad de los lentes de armazón o de contacto. PRK es un procedimiento eficaz y adecuado para aquellos pacientes a los que no se les pueda hacer un corte debido al espesor natural de sus córneas. El procedimiento no suele durar más de 6 minutos y un paciente se recupera en un lapso promedio de una semana.

Relex SMILE

Esta técnica permite corregir la miopía y el astigmatismo actuando en el interior de la córnea sin necesidad de abrir una lámina circular en su superficie ya es posible, en algunos casos, gracias a la última tecnología láser aplicada al campo de la cirugía refractiva corneal (Lasik). Se trata de la técnica Relex SMILE (Small Incision Lenticule Extraction), que, utilizando el láser de femtosegundo, permite al cirujano modificar la graduación de la córnea a través de una microincisión de solo 2mm.