Cirugía refractiva Lasik

Lo que debes saber sobre esta novedosa técnica

La cirugía refractiva Lasik ha supuesto una revolución de cara a acabar con los problemas de visión de muchas personas. Entre otras cosas, poder recuperar la vitalidad del ojo para dejar de lado esos problemas de visión, como dioptrías, que hace años que muchos habían arrastrado. Te explico en qué consiste esta técnica láser y cómo se realiza.

Fortalezas de la cirugía refractiva Lasik

La cirugía refractiva Lasik cambió totalmente este tipo de cirugías y permitió a muchos pacientes suprimir su miopía, hipermetropía y astigmatismo, sin sufrir (y ahí una de sus principales novedades) apenas molestias en el postoperatorio. Además, tampoco tiene grandes riesgos de complicaciones ni efectos secundarios. Tres valores que la convierten en una solución ideal para tus problemas de visión.

Otra de las características es la brevedad de la intervención: la operación dura en total unos 10 minutos, a los que hay que añadir un breve periodo de descanso en la clínica antes de que el paciente se pueda ir

Como otra fortaleza hay que sumar el hecho de que el paciente, a las pocas horas de la operación,  comenzará a notar la recuperación visual sin depender ya ni de gafas ni de lentillas.

El láser excímer es el apropiado para tratar miopías de entre 1 y 10 dioptrías e hipermetropías de entre 1 y 5 dioptrías, con o sin astigmatismo.

A tener en cuenta antes de operarse

A la hora de aplicar la técnica de cirugía refractiva lasik hay que tener en cuenta que quizás, en algunos casos, pueda haber un leve aumento de riesgo de Desprendimiento de Retina, aunque eso tendría que valorarlo un oftamólogo, y no es en todos los casos, aunque el riesgo es muy bajo.

Durante las primeras horas tras la operación, el paciente puede notar escozor en el ojo, molestias o lagrimeo, aunque se le pasarán rápido.  Además, durante algunas semanas el paciente también podrá observar algunas alteraciones visuales que debe entender como normales:

  • Disminución de su capacidad visual en condiciones de baja iluminación.
  • Halos o destellos al mirar directamente algún foco luminoso.
  • Ligeros cambios en su capacidad visual durante el período de cicatrización (5 semanas).

¿Cómo se realiza la operación?

La operación, además de ser breve, es también sencilla.  Se realiza un pulido corneal que modifica la superficie para corregir el defecto refractivo que exista, ya sea miopía, hipermetropía y/o astigmatismo.

La técnica Lasik va acompañada de anestesia tópica (gotas), asistida con cirugía con láser de excímeros (dímeros excitados). Además del láser de excímeros puede asistirse mediante un láser de femtosegundo o en casos seleccionados de forma mecánica con microqueratomo. Para realizar este tipo de operaciones, se practica en quirófano con las medidas de esterilidad necesarias.

¿Cómo es? Tratamiento totalmente personalizado

El cirujano aplica el láser sobre la capa intermedia de la córnea para moldearla durante un periodo de tiempo de entre 5 y 45 segundos, dependiendo del tipo y magnitud del defecto a tratar. El láser dispone de un mecanismo de seguridad que controla los movimientos oculares, conocido como eye-tracker, que permite que los impactos se dirijan a aquellas partes de la córnea que deben ser remodeladas para corregir el defecto refractivo.

Antes de realizar la intervención, al paciente se le realiza un estudio minucioso y riguroso para conocer su graduación y del que se extraen datos sobre la forma y función de la córnea. Toda esta información se transmite al láser por lo que el tratamiento está especialmente diseñado para cada paciente