Cirugía refractiva en la operación de cataratas

Cirugía refractiva en la operación de cataratas

Lente intraocular y láser femtosegundo

La cirugía refractiva en la operación de cataratas es una vía muy efectiva para conseguir recuperar la visión que el ojo pierde debido a este fenómeno visual que puede incluso llegar a provocar ceguera total.  El procedimiento habitual hasta hace unos años ha sido la operación de cataratas, donde se sustituye el cristalino natural por una lente artificial. Pero en los últimos años, debido a los avances tecnológicos, existe otro tratamiento, complementario, para recuperar la visión si padeces cataratas y acabar con cualquier error de refracción del ojo. 

Cirugía de cataratas

Habitualmente, y como proceso más común, se utiliza la cirugía de cataratas, la llamada facoemulsificación, para acabar con este problema de la vista. Es decir, haciendo una pequeña incisión en el borde de la córnea, se reemplaza el cristalino con una lente intraocular  que permite que la luz pase a través de la retina y se pueda enfocar bien. Esta lente artificial se quedará para toda la vida como parte del ojo, eliminando así las cataratas. Será una parte permanente del ojo tras la operación.

Esta cirugía es ambulatoria, aunque siempre habrá un corto período de tiempo de descanso tras la operación. Durante el mismo, hay que tomar algunas medidas como ponerse gotas prescritas por su oftalmólogo. En algunos casos tapas protectoras para dormir o incluso ojo para protegerse de la luz del sol. Tampoco se puede tomar el sol directamente ni frotar ni tocarse el ojo.

Cirugía refractiva

La cirugía refractiva en la operación de cataratas es un tratamiento diferente a la operación de cataratas, pero no por ello es excluyente, sino todo lo contrario. Puede ser complementario y aportar mucho valor.

Una de los puntos más importantes ha sido la utilización del láser de femtosegundo, que permite reducir considerablemente el tipo de los ultrasonidos en el interior del globo ocular. De hecho, se ha demostrado que el facoemulsificador produce la pérdida de células endoteliales, algo que no sucede con la utilización del láser de femtosegundo. El advenimiento del láser de femtosegundo en la cirugía de cataratas ha permitido automatizar el procedimiento quirúrgico  Entre las ventajas, reducir las complicaciones pero es que las lentes intraoculares también han experimentado importantes mejoras.

Láser femtosegundo: para qué se emplea

La cirugía refractiva en la operación de cataratas con láser femtosegundo se emplea para corregir lo defectos de la córnea y que afectan a su capacidad para ver nítido. Los defectos refractivos son muy comunes y hoy en día todo el mundo ha oído hablar de la miopía, hipermetropía o astigmatismo, como lo más habituales.

Este es actualmente el láser más preciso que existe en la cirugía ocular y representa uno de los últimos grandes avances tecnológicos en oftalmología, gracias a su rapidez y seguridad. Este láser trabaja en millonésimas de segundo y reproduce con suma exactitud las microincisiones previamente diseñadas por el cirujano en el ordenador, al que está conectado. Por tanto, la intervención no depende de forma tan directa de la destreza manual del oftalmólogo y los resultados son más predecibles.

Ventajas del láser femtosegundo

El uso del láser femtosegundo en la cirugía de cataratas permite aprovecharse de una serie de ventajas que enumeramos a continuación:

  • Un menor tiempo de recuperación
  • Una mayor precisión
  • Una mejor y más rápida cicatrización
  • Una menor necesidad de lágrimas artificiales tras la intervención
  • Una visión de alta definición (HD)
  • Un mayor contraste visual
  • Eliminación de las principales complicaciones quirúrgicas
  • Menores efectos secundarios temporales nocturnos (halos en los puntos de luz)

Cirugía refractiva en la operación de cataratas: Combinación de ambas

Esta combinación de la cirugía refractiva en al operación de cataratas supone un nuevo tratamiento que ofrece mejores resultados para la vista, ya que por un lado el paciente tiene una lenta nueva en su ojo que ejerce de cristalino, y por otro, se corrigen los defectos de la córnea haciendo que el tratamiento sea más eficaz y totalmente seguro.

Ambos tratamientos son hoy día totalmente posibles y combinables, porque apenas suponen complicaciones técnicas.