¿Cómo sé si veo bien? Esta es una pregunta que se hacen muchas personas cada vez que tienen que forzar la visión en su vida cotidiana y notan que algo sucede (o puede suceder) en sus ojos. Existen defectos visuales que no tiene por qué ser exclusivamente de alguna patología grave como el DMAE o el glaucoma, que pueden ser síntoma de pérdida de visión y que deben ser tratados. Para saber cómo sé si veo bien lo ideal es visitar al médico de cabecera y luego al oftalmólogo o directamente al oftalmólogo. Por eso vamos a dejar algunas indicaciones para responder a la pregunta inicial de cómo sé si veo bien.

Cómo sé si veo bien

  1. Si ves borroso a cualquier distancia puede ser que sea por que tienes alguna patología visual como puede ser el astigmatismo. Así que te sucede esto es mejor que te pongas en alerta porque algo falla en tu vista.
  2. Si tienes dolores de cabeza al aplicar la vista y ves mal de cerca, podrías tener hipermetropía.
  3. Si debes alejar la vista para poder enfocar y leer algo (y no ves bien de cerca), puede ser que sufras de vista cansada, por lo que puedes tener un problema de visión. Hoy día se puede corregir con gafas e incluso con cirugía refractiva.
  4. No distingues caras de otras personas o no ves bien objetos a lo lejos, lo que podría indicarte que sufres miopía, por lo que tendrías que consultar a un oftalmólogo.
  5. Ves muy bien de día pero de noche ves peor. Puede ser una señal de una posible aberración esférica visual, una alteración de la vista poco conocida pero bastante habitual.

Estos son algunos de los síntomas que te pueden poner en alerta si te haces la pregunta de cómo sé si veo bien. En cualquier caso, estos son solo algunos consejos y recomendaciones para que tú puedas identificar señales que te indiquen que tu salud visual puede haber empeorado, pero recuerda que siempre hay que consultar a un especialista para que te haga una exploración.

Existe la creencia de que no hace falta ir al oftalmólogoo habitualmente, solo cuando hay algún problema grave en la visión, pero no es así. Las personas deben ir al oftalmólogo periódicamente. Una revisión anual o bianual es totalmente recomendable y nunca está de más. Los mayores de 45 años deben acudir a su médico periódicamente para asegurarse de que no desarrollan ningún problema visual, mientras que los niños, a partir de 3 años, ya pueden ir a su primera visita con un oftalmólogo.