hipermetropia

La hipermetropía es un error de enfoque visual que generalmente se manifiesta con una visión borrosa e incómoda de cerca y que produce que la persona que la padece tenga problemas de visión diarios, muchas veces acompañados por otros defectos de visión. Este defecto del ojo se produce porque éste es más pequeño de lo normal. El ojo hipermétrope, en este caso, forma las imágenes detrás de la retina, pero de forma borrosa. Así, cuando el individuo se acerca más al objeto la visión será aún más borrosa. Sin embargo, la visión mejora cuando el ojo se aleja más del objeto, aunque hay que realizar esfuerzo.

En el caso de los niños o jóvenes, y si su graduación no es muy alta, pueden no manifestar esa falta de agudeza visual ya que compensan la hipermetropía mediante la acomodación (el cristalino incrementa su potencia aumentando su espesor y curvatura por la contracción de los músculos que lo rodean). Sin embargo, a pesar de cierta edad, la hipermetropía también afecta a los objetivos lejanos.

En el paciente hipermétrope, la imagen se enfoca detrás de la retina y no directamente sobre ella, a diferencia de lo que ocurre en un paciente emétrope (sin graduación). Este fenómeno se debe, bien a que el ojo del paciente hipermétrope es más corto de lo habitual, o bien a que la potencia óptica de su cristalino y/o de su córnea es menor de lo normal. La hipermetropía puede aparecer sola o combinada con astigmatismo.

Hipermetropía: síntomas

El continuo esfuerzo de acomodación puede provocar síntomas como fatiga visual, picor de ojos o dolores de cabeza. En el caso de los pacientes mayores de 40 años, la hipermetropía no debe confundirse con la presbicia o vista cansada, otro defecto refractivo provocado por la pérdida de la capacidad de acomodación del cristalino y que se debe al paso del tiempo.

Este defecto de la refracción afecta a la mayor parte de los recién nacidos, ya que su sistema visual todavía no está completamente desarrollado (hipermetropía fisiológica), pero durante el periodo de crecimiento tiende a corregirse por sí sola. Cuando el problema persiste y no se corrige de forma adecuada, pueden desencadenarse otras alteraciones visuales, como el ojo vago o el estrabismo, por lo que en ese momento habría que poner un tratamiento.

La hipermetropía no se puede prevenir, pero, especialmente en el caso de los niños, es muy importante detectarla precozmente para ser corregida, por eso son muy importantes las revisiones oftalmológicas periódicas y completas durante las edades de desarrollo.

Edad para operarse con láser miopía, hipermetropias y astigmatismo

Edad para operarse con láser

De miopía, hipermetropía o astigmatismo Si estás pensando en realizarte cirugía refractiva para solucionar tus problemas de visión, debes tener en cuenta un factor muy importante: la edad. Aunque hay varios puntos que condicionan y marcan una operación de cirugía refractiva, es importante tener en cuenta que la edad para operarse con láser es siempre […]