miopía

La miopía es unas de las enfermedades más comunes que afectan a la visión. Para definirla, podemos calificarla de un error refractivo que hace que el ojo no refracte la luz adecuadamente para ver las imágenes con claridad, por lo que se verán borroras algunas de ellas. Es decir, cuando existe una miopía, los objetos cercanos se ven de forma clara, pero los que están más lejos se ven borrosos. Es en esa situación cuando se dice que una persona es “miope”. Es realmente un desorden de los ojos relacionado con el enfoque, no una enfermedad de los ojos en sí.

La miopía es hereditaria puede aparecer a corta edad, aunque su auge es más adelante. Hace su aparición a menudo en edad infantil entre los ocho y 12 años de edad, pudiendo empeorar en la adolescencia, cuando el cuerpo comienza su desarrollo hacia la vida adulta. A partir de entonces, entre los 20 y los 40 años de edad, la miopía si ya ha aparecido cambia poco habitualmente. No es común pero a veces aparece en los adultos.

Cuando es es leve, se conoce como miopía baja, mientras que cuando es severa, se conoce como miopía alta.  En este caso, una miopía alta generalmente se estabiliza entre los 20 y los 30 años de edad, y normalmente puede corregirse fácilmente con anteojos, lentes de contacto o algunas veces con cirugía refractiva, que son los principales tratamientos.

Miopía: qué produce

Las personas miopes suelen presentar síntomas como dolor de cabeza, fatiga visual, tener que aplicar la vista para ver y entrecerrar los ojos, reconocer a otras personas de lejos y por la noche, dificultad de ver objetos lejanos como señales o pantallas, etc.

Los pacientes que la tienen presenta un mayor riesgo de desarrollar el denominado desprendimiento de la retina. Será el especialista, en este caso el oftalmólogo, el que decidirá cuáles son las señales de alarma de un desprendimiento de la retina, y si es de alto riesgo, o no, y el tratamiento en ese caso. Si la retina se desprende y se descubre a tiempo, un procedimiento quirúrgico puede usualmente repararla. Es importante someterse a exámenes regulares de los ojos realizados por un oftalmólogo para que los cambios en la retina que conducen a riesgo de desprendimiento de retina puedan ser observados y tratados. Cabe recordar que las personas con miopía alta también pueden tener un riesgo mayor de desarrollar glaucoma y cataratas.

Miopía: qué hacer

El consejo que damos desde Oftalmólogo online es si tienes alguna duda de padecer miopía, acudir al oftalmólogo o al médico de cabecera para que te desvíe al especialista visual, y que pueda realizar pruebas diagnósticas y posterior tratamiento.

Para los miopes lo más común es que usen gafas o lentes siempre que tengan que forzar la vista, de lo contrario pueden surgir jaquecas o fatiga visual. Por otro lado, para aquellas personas que tengan muchas dioptrías  el mejor remedio es la cirugía láser aunque hay que someterse a ella una vez que la miopía no pueda avanzar más.

Edad para operarse con láser miopía, hipermetropias y astigmatismo

Edad para operarse con láser

De miopía, hipermetropía o astigmatismo Si estás pensando en realizarte cirugía refractiva para solucionar tus problemas de visión, debes tener en cuenta un factor muy importante: la edad. Aunque hay varios puntos que condicionan y marcan una operación de cirugía refractiva, es importante tener en cuenta que la edad para operarse con láser es siempre […]