presbicia e hipermetropia diferencias

Presbicia e hipermetropía

¿Sabes reconocer las diferencias?

Tanto la presbicia como la hipermetropía son dos errores de refracción del ojo muy comunes, pero no por ello totalmente iguales. De hecho, existen diferencias entre uno y otro. Presbicia e hipermetropía no son lo mismo, así que en este artículo vamos a hablar de qué es cada error de refracción y qué diferencias provocan, para que las puedas reconocer. 

¿Qué es la presbicia?

La presbicia (también denominada vista cansada), como ya hemos definido en otro artículo, provoca que los músculos del interior del ojo pierdan elasticidad debido al paso del tiempo. El musculo ciliar sufre precisamente esto. El cristalino, por su parte, se va haciendo menos flexible, por lo que la capacidad para acomodar y de este modo ver de cerca, se va aminorando con la edad. Esta situación provoca que no podremos ver con claridad los objetos o textos cercanos. La vista cansada aparece a partir de los 40 años y no tiene cura.

¿Qué es la hipermetropía?

La hipermetropía, por su parte, se define con una característica principal común: la visión borrosa de los objetos cercanos, más o menos cuando se encuentran cerca de nosotros hasta un máximo de seis metros. Si padecer hipermetropía, la imagen se enfoca detrás de la retina y no directamente sobre ella, a diferencia de lo que ocurre en un paciente que enfoca bien. Este fenómeno se debe, bien a que el ojo del paciente hipermétrope es más corto de lo habitual, o bien a que la potencia óptica de su cristalino y/o de su córnea es menor de lo normal. Afecta normalmente a recién nacidos y a niños, ya que su sistema visual todavía no está completamente desarrollado, pero durante el periodo de crecimiento tiende a corregirse.

Diferencias entre presbicia e hipermetropía

Una vez definidas ambas, tenemos claro que las causas de ambas son totalmente diferentes. Una, la presbicia, afecta debido al paso de la edad y la pérdida de elasticidad de los músculos del ojo, mientras que la otra, la hipermetropía, afecta por el desarrollo no adecuado del sistema visual de las personas, y suele tener su origen en la niñez.

Pero además de la diferencia entre las causas, presbicia e hipermetropía tienen más diferencias. Una, la más importante es la que hace referencia a la edad, de nuevo. Si tienes más de 40 años y has empezado a notar que no enfocas bien la vista cuando intentas leer de cerca, sobre todo en condiciones de poca luz, tendrás presbicia, y no hipermetropía, porque es algo que antes no te pasaba, y ahora, debido a la edad, tu sistema visual necesita realizar más esfuerzo para enfocar de cerca en según qué condiciones.

En el caso de un niño o un adolescente, es imposible que tenga síntomas de presbicia, porque su cristalino estará elástico, mientras que sí podría tener problemas de acomodación del ojo con esa edad. Es decir, en una persona con hipermetropía, la acomodación del ojo estará siempre siempre desde que le aparezca el error de refracción, por ejemplo, de joven o de adulto. Sin embargo, una persona con vista cansada, no habrá tenido problemas de acomodación hasta que no le aparece la presbicia.

Tratamiento presbicia

El mejor tratamiento para la vista cansada siempre han sido las lentes. Las lentes de contacto hasta hace bien poco eran la única y mejor opción, porque ofrecen realmente resultados positivos pero no definitivos ya que la regulación del problema visual iba ligado al uso de gafas, tal y como explicamos en este artículo.

Sin embargo, en los últimos años, la cirugía ha propuesto tratamientos muy efectivos y eficaces para evitar la dependencia de las gafas, a través de la técnica de monovisión y CVD, que puedes consultar aquí. 

Para saber si realmente tienes presbicia o vista cansada, en qué punto está y qué tratamiento es el más adecuado, lo recomendable es pedir cita con el oftalmólogo.

Tratamiento hipermetropía

La hipermetropía se puede corregir con varios tratamientos, como son las gafas con cristales graduados, las lentillas o la cirugía refractiva, aunque en este caso no es tan común como la cirugía para corregir la miopía, pero también se puede hacer. Se suele intervenir con cirugía Lasik o Lasek, ya que ambas han revolucionado el mundo de la cirugía refractiva.

Si tienes más dudas sobre las diferencias entre presbicia e hipermetropía, consulta a un oftalmólogo que te pueda asesorar de forma profesional.