riesgo de miopía

Riesgo de miopía

¿Utilizar dispositivos electrónicos puede provocarlo?

La miopía es una de las patologías más comunes que afectan al ojo humano, por lo que el riesgo de miopía, existe. Es fácil de detectar y tiene múltiples tratamientos efectivos, desde los lentes hasta la cirugía refractiva. Sin embargo, en los últimos años esta enfermedad visual se ha visto relacionada con la irrupción de los nuevos dispositivos electrónicos, como las tablets. Desde que se volvieron comunes y se incluyeron en el día a día de las personas, han salido voces que han puesto sobre la mesa la posibilidad de que estos aparatos perjudiquen al desarrollo de la vista de menores en crecimiento.

En los últimos años, ya se han realizado algunos estudios importantes y a tener en cuenta que han puesto de manifiesto que ha aumentado el riesgo de miopía. Ha crecido el número de miopes y las dioptrías de los que ya lo eran entre las personas que usaban mucho tiempo dispositivos electrónicos como ordenadores, portátiles, teléfonos inteligentes y tablets, entre otros. Lo más llamativo es que ha sucedido sobre todo en los usuarios que eran menores, niños concretamente en fase de desarrollo.

Estudios

Estos estudios se han realizado de momento en países de Asia, muchos de ellos superpoblados y donde existen muchos aparatos debido a que son mucho más asequibles que en Europa o en EE UU. Aunque los datos nos son extrapolables, si han puesto de manifiesto del aumento del riesgo de miopía en un niño que está en la etapa de desarrollo exponga su ojo mucho tiempo enfocando una distancia fija, puede llegar a desarrollar una miopía por acumulación, ya que el ojo se puede llegar a acostumbrar a ver de cerca y les cuesta ver de lejos.

Riesgo de miopía

Hasta ahora, las causas de la miopía suelen ser en un gran porcentaje patológicas, de las que ya hablamos en un artículo sobre ellas, pero también medioambientales o tóxicas. Las tres pueden acelerar la aparición de este defecto de refracción. En cuanto a los motivos medioambientales, no se encuentra plenamente demostrada una relación directa entre la aparición de esta afección y el desempeño de labores que exijan la cercanía constante al ojo del objeto a tratar durante toda la etapa de desarrollo del niño.

Sin embargo, en cuanto a la causa tóxica, está comprobado que el consumo de determinadas sustancias puede provocar alteraciones pasajeras o definitivas en el proceso de visión.

En algunos años podemos estar hablando en firme de causas tecnológicas, no es una idea ni mucho menos descabellada.