vuelve la miopia tras operarse con laser

¿Vuelve la miopía tras operarse con láser?

La realidad tras la operación de cirugía refractiva

Una de las dudas que más preocupan a las personas que se van a operar con cirugía refractiva de miopía es si vuelve la miopía tras operarse con láser. ¿Es verdad? ¿Es incorrecta esta afirmación? ¿Qué es lo que pasa exactamente? Vamos a aclararlo en este artículo. 

Vuelve la miopía tras operarse con láser

Una de las preguntas más demandadas por los pacientes es si se vuelve a ganar dioptrías tras operarse con láser o si la operación es para siempre. Para responder esta pregunta es necesario entender que si un ojo tiene que subir dioptrías, lo hará haya habido operación o no.

De ahí la importancia de que la graduación de la vista esté estabilizada durante un tiempo largo antes de la operación. Sin embargo, la diferencia que marca esta cuestión es que si el ojo está operado y tiene que subir dioptrías, lo hará, pero el retoque del mismo para corregirlo es muy sencillo y garantiza al paciente que en muchos casos no tendría que volver a llevar gafas nunca.

El límite de los retoques lo marca los límites de seguridad, principalmente el grosor y la curvatura de la cornea en cada caso. En el caso de volver a realizar cirugía refractiva, tendría que ser pasados unos 10 años de la primera operación, pero siempre teniendo en cuenta la exploración previa de un oftlamólogo.

Evolución tras la operación

En definitiva, y resumiendo lo importante, la cirugía con láser puede eliminar completamente el defecto refractivo, en este caso la miopía, pero lo que no hace es parar su evolución, si aún no se ha estabilizado. De ahí la importancia en controlar esto último antes de intervenir.

Otros factores

En este punto hay que tener en cuenta otros factores, y uno de ellos, muy importante, es la edad. Independiente de la miopía, la mayor parte de los pacientes operados con láser excimer no requieren gafas o lentes de contacto después de la cirugía. Sin embargo, otros sí necesitarán lentes para ver la tele, conducir, etc., sobre todo si tenían una miopía elevada. Además, a partir de los 45-50 años aparece la denominada vista cansada, lo que conlleva el uso de gafas para visión próxima independientemente de la técnica quirúrgica utilizada.